Los negocios necesitan respuestas IT que se adapten a sus necesidades, nuevos desarrollos tecnológicos, con una gestión y explotación ampliada de los datos, estén donde estén, provengan del lugar del que provengan, del borde de la red al núcleo.

El Internet de las cosas (IoT) está cambiando el escenario de la computación. Los sectores productivos requieren de un número amplio de ubicaciones donde recoger y procesar esa información, incluso en aquellos lugares que no estén preparados para alojar un data center.

Los nuevos entornos exigen soluciones capaces de acompañar al negocio y de multiplicar la eficacia de las organizaciones, en unos escenarios donde cada vez se procesa mayor información, con necesidades de descentralización, con los datos procesándose más cerca de donde se crearon, nuevos sistemas de computación Edge que marcarán la próxima década.

La soluciones de Micro DC de Cisco HyperFlex y la APC de Schneider Electric consiguen implementar sistemas hiperconvergentes que simplifican los procesos, con soluciones pre-integradas y configuradas en una infraestructura autónoma.

De este modo se desarrolla la eficiencia necesaria, disminuyen los costes y los tiempos de entrega. Se combinan en una solución de fácil despliegue, con una de las mejores plataformas del mercado, y con arquitecturas personalizables bajo un enfoque hiperconvergente.

La hiperconvergencia es hoy el nuevo paradigma de los centros de datos, extendiéndose al cloud y extremo de la red. La solución de Cisco HyperFlex es un facilitador: cualquier organización puede extenderse por el Edge Computing y disponer de las ventajas de una evolución multi-cloud. Consigue simplificar las instalaciones y se aceleran los despliegues Edge. Las soluciones ofrecen una plataforma interoperable con todo el centro de datos.

Cisco HyperFlex permite una gran variedad de opciones de configuración de la infraestructura hiperconvergente. Unifica la tecnología de procesamiento y las estructuras de red en una única plataforma de datos. Permite ampliar los nodos y la capacidad de manera independiente, en clústeres de HyperFlex, a medida que evolucionen las necesidades, pudiéndose implementar a cualquier escala distribuida.

Esto permite una administración simplificada, que logra que las organizaciones dejen de considerar su IT como un obstáculo, permitiéndoles gestionar de un modo sencillo miles de ubicaciones a la vez, multiplicando la explotación y valor de los datos.

Hasta ahora los máximos desafíos eran el lugar, el entorno local, y la posibilidad de una administración remota. Estas soluciones consiguen superarlos mediante una implementación sencilla y a escala global.  

La ventajas son evidentes. Las organizaciones disponen de mayor seguridad, al evitar con alertas tempranas los fallos de los equipos, y de una mayor disponibilidad, con una reducción del tiempo de inactividad y un mantenimiento optimizado, con total gestión remota. A esto se suma la efectividad, pues soluciona los problemas de latencia y congestiones, además de permitir a las organizaciones aprovechar las oportunidades asociadas al uso de una arquitectura de computación en nube.  

Monitorizar y poder gestionar las infraestructuras Edge desde una plataforma digital ofrece un mayor control y capacidad de respuesta. La aplicación de estas soluciones permite a las empresas mejorar la experiencia de usuario con un rendimiento óptimo de las aplicaciones y conexiones. Incluyendo el hardware y gestión remota, cualquier empresa, de cualquier tamaño, puede subirse a la nueva tendencia evolutiva de los data centers, teniendo en sus manos una mayor capacidad para procesar los datos.

APC by Schneider Electric y Cisco