Reducir la complejidad y multiplicar la escalabilidad son dos de los principales logros que las nuevas infraestructuras hiperconvergentes han traído al campo de los centros de datos. Las arquitecturas IT tradicionales eran costosas de implementar en este sentido. La computación, las redes y el almacenaje tenían un desarrollo complejo y un hardware caro.

Multitud de sectores (del campo de las telecomunicaciones al de la salud) necesitan hoy soluciones innovadoras que les permitan aprovechar el procesamiento de datos en los nuevos entornos flexibles. Las aplicaciones y servicios digitales implican una apuesta decidida por la computación perimetral y la nube distribuida, sistemas que se encuentren más cerca de donde se producen los datos para poder dar respuesta a los retos con rapidez.

La tecnología hiperconvergente puede enfocarse a estos nuevos modelos de Edge Computing, como en el caso de las soluciones integradas para data centers que ofrece la nueva alianza entre Cisco HyperFlex y APC by Schneider Electric. Están revolucionando el sector con propuestas disruptivas de valor en el mercado, que simplifican los despliegues edge. Las arquitecturas personalizables que presentan combinan computación, almacenamiento y redes en un mismo appliance. Son soluciones pre-integradas y configuradas en una infraestructura autónoma.

Hablamos de unas soluciones que no llevan ni una década implementándose, pero que están consiguiendo grandes resultados, haciendo que muchas organizaciones migren a la hiperconvergencia, consiguiendo todas las ventajas de la nube para un centro de datos, y con especial hincapié en el terreno del Edge Computing o sistemas de computación distribuidas. 

Las organizaciones necesitaban simplificar estos procesos para poder ser competitivas y mejorar la experiencia de usuario, integrando en una misma plataforma los distintos componentes IT estratégicos, y desplegar y administrar de este modo la infraestructura en el borde de la red.

Gracias a la tecnología hiperconvergente se duplica la velocidad de los equipos, se potencian las aplicaciones críticas, y se reducen los costes al virtualizarse el proceso, mejorando el rendimiento de los negocios. Una gestión centralizada y simplificada, unificando la estructura de red y la tecnología de computación en un entorno empresarial en el que los datos ya se encuentran en todas partes.

Los desarrollos edge son hoy un referente, un nuevo paradigma de los centros de datos. Los modelos distribuidos optimizan el procesamiento de la información, multiplican la capacidad de análisis, añadiendo valor a esos datos estén donde estén. Todo esto se produce dentro de un ecosistema en el que el 5G pronto va a multiplicar las capacidades como nunca antes lo habíamos visto.

Los datos van a ser aún más numerosos y las posibilidades de explotación de los mismos se verán aumentadas. El desarrollo del Internet de las Cosas obliga a que estos datos sean analizados en situ. Se necesita mantener la potencia informática lo más cerca posible de la fuente, con una experiencia de usuario rápida, eficiente, con aplicaciones de baja latencia y alta disponibilidad, con una supervisión en tiempo real.

Al disponer de una nube altamente distribuida, con sistemas de computación perimétrica y una infraestructura preparada que acerca el procesamiento de los datos a  su origen, las organizaciones pueden impulsar los despliegues que consideren críticos.

Con soluciones como las que ofrecen Cisco HyperFlex y APC by Schneider Electric, aumenta la flexibilidad de estos despliegues perimetrales al unirlos a las plataformas hiperconvergentes que permiten una gestión adecuada. Una fuerza transformadora y completa que facilita la implementación de arquitecturas resistentes, seguras y localizadas en el lugar en el que se creen, procesen y almacenen los datos, con instalaciones simplificadas en ubicaciones remotas y distribuidas a cualquier tipo de entorno.

APC by Schneider Electric y Cisco